¿Por qué es más frecuente la depresión en las mujeres?

¿Por qué es más frecuente la depresión en las mujeres?

    0 245

    Se considera que las mujeres tienen el dos veces más posibilidades de sufrir depresión que los hombres. Las causas son diversas, así como los síntomas, pero lo más importante es que existen tratamientos que ayudan a sentirse bien.

    Se estima que uno de cada 10 adultos en los Estados Unidos sufre de depresión. La mayoría son mujeres y, lamentablemente, solo un tercio de ellas recibe la ayuda que necesita. ¿Por qué? Porque la depresión se caracteriza por sentimientos de tristeza, angustia y altibajos emocionales a los que muchas veces la misma persona que los sufre no les da la importancia que se merecen. Por el contrario, en general se consideran a estos síntomas como parte normal de la vida, lo que puede ser cierto a veces, pero si se prolongan por periodos largos o afectan tu vida diaria, entonces lo ideal es buscar ayuda profesional.

    La depresión es un desorden en el estado de ánimo que puede afectar todos los aspectos, tanto personal como social y en tu trabajo. Causa sensación de tristeza, desesperanza y preocupación y puede ser de distintos grados. Puede causar síntomas emocionales y físicos desde apatía, falta de apetito, dificultad para dormir, insomnio, cansancio, pérdida o aumento del peso y sensación de culpa, hasta pensamientos recurrentes negativos sobre la muerte y el suicidio.

    ¿Pero, por qué es más común en las mujeres? Se desconocen las causas de la depresión en la mujer. Se cree que existe una variedad de factores que juegan un papel muy importante en la depresión: reproductivos, hormonales, genéticos y/o biológicos; el maltrato y la opresión; factores interpersonales y ciertas características psicológicas y de personalidad.

    Independientemente de los factores sociales y culturales, se sabe que la depresión en las mujeres aumenta después de la pubertad. En este sentido, se cree que la posibilidad de que las mujeres padezcan de depresión está relacionada con cambios en los niveles hormonales, como ocurre durante el embarazo (o al perder uno), en la menopausia, después del parto (depresión posparto)y con los mismos ciclos menstruales.

    Otros factores de riesgo son: la historia familiar, el haber tenido trastornos emocionales en los primeros años de la reproducción, el haber perdido a alguno de los padres antes de los 10 años de edad, el estar bajo mucha presión social, el haber sufrido abuso físico o sexual y el uso de ciertos anticonceptivos.

    Si te sientes triste y la sensación de desolación persiste, no minimices lo que te ocurre. Afortunadamente, hoy existen muchas maneras de tratar la depresión con ayuda profesional. Y ciertamente, puedes sentirte mejor.  Como una herramienta, te invitamos a compartir con otras mujeres que estén pasando o hayan pasado por una situación como la tuya en nuestro Grupo de Apoyo Salud Mental, haciendo clic aquí. También te puede interesar nuestro reporte especial “Lo que debes saber sobre la depresión, el estrés y la ansiedad”. Lo puedes bajar gratis aquí.

    ¡Tu puedes y debes disfrutar tu vida!

     

    Imagen © Thinkstock / David De Lossy

    vidaysalud.com