Recetas para la vida – La fe: un ingrediente necesario para vivir

Recetas para la vida – La fe: un ingrediente necesario para vivir

0 778

El que tiene fe, la disfruta y la valora…

Por Becky Krinsky

Hay que cuidar y proteger la esencia que crea esta fortaleza, agrega sentido a la vida y proporciona gratitud, factor crucial para la felicidad. Estos son los ingredientes que constituyen los pilares del bienestar emocional, el crecimiento y desarrollo personal  y, sobre todo, la paz del alma.

La fe es mucho más que una creencia religiosa. La fe constituye la base que conecta al ser con su mundo, comprende y ayuda a las personas a superar situaciones difíciles y dolorosas, y da fuerza para sobrellevar las situaciones que no tienen explicación. Es un acompañante innato, incondicional, que se enriquece por medio de las acciones diarias, la conciencia, el estudio, la experiencia y el razonamiento.

La fe es una fuente de nutrición emocional. La persona que la complica o que no puede apreciar este ingrediente tan delicado, puede de alguna manera limitarse o carecer de algunas herramientas básicas para sentir bondad, confianza, perspectiva en su vida y, sobre todo, para vivir en armonía.

La fe no es un dogma, ni un credo – es mucho más que eso: no tiene una institución, ni una etiqueta exclusiva. La fe es la confianza y el diálogo interno con uno mismo y con sus creencias. La fe es un ingrediente importante para vivir.

Es más fácil tener fe cuando ésta no se cuestiona y, además, se vive en un ámbito apoyado por creencias e ideologías que incluyan fe en la vida diaria. Sin embargo, el camino para obtener y disfrutar de este ingrediente no siempre es tan fácil y claro – de hecho hay muchas personas que no la encuentran, la cuestionan y le confrontan.

Preguntas y afirmaciones como: ¿Porque a mí? ¿Que hice yo para merecer esto? ¡Claro que yo no creo en esto! son situaciones límite que ponen en juego la esencia de este ingrediente preciado y frágil, enfermedades incurables, la pérdida de personas queridas y de trabajos, crisis y más…

¿Cómo poder decir “ten fe, encuentra la fortaleza, busca la luz” cuando todo parece tan oscuro? Ciertamente no se puede estar buscando revelaciones divinas para poder volver a sentir y reencontrar la confianza que se ha perdido.

Hay que recordar que pase lo que pase lo único seguro es que mañana va a volver a salir el sol y con él, una nueva oportunidad de encontrar el camino que se ha perdido. Con fe… la vida sabe mejor.

La Receta:

“La fe”

Ingredientes:

  • 2 trocitos de  gratitud – aprecio y humildad que reconoce la magnitud de la vida
  • 1 cucharada de reflexión – dialogo privado con uno mismo
  • 1 lata de confianza – comprensión del universo, sea de dios o de la fuente que inspire
  • 1 pizca de valor – paciencia y esperanza con serenidad y fortaleza
  • 1 taza de alegría – amor y goce por la vida

Recomendación del chef:

Cuando se reconoce y se aprecia el valor ten increíble que tiene la fe, es imposible no cuidarla, mantenerla y ejercitarla diariamente. La fe ayuda, acompaña y mejora la calidad de la vida de todos. Conoce y entiende la fe, sin caer en un dogma.

Modo de preparación (Como se disfruta más la vida):

  1. La fe es un ingrediente innato, incondicional que se tiene a pesar de que en ocasiones no se le pueda reconocer. Curiosamente la persona que más la necesita… quizá es la que menos la busca. La fe siempre está cerca – depende sólo de la actitud y la percepción personal.
  2. Entre más fe se tiene, mayor es su fuerza. Es un ingrediente que en la mayoría de los casos se encuentra en momentos de crisis, en situaciones cruciales o en periodos difíciles. En el momento que se reconoce, nunca se olvida ni se pierde.
  3. La fe ayuda, enseña y fortalece el alma y la existencia. La fe es un ingrediente positivo, nutritivo que permite encontrar la paz en el corazón, enseña las lecciones más importantes en el camino de la vida, transforma un momento ordinario y difícil en una prueba invaluable, llena de sentido y, sobre todo, da consuelo y compasión.

“Hoy es un gran día. Estás aquí, no pierdas tu oportunidad: vive, goza y disfruta. Recuerda que hoy es lo único seguro que tienes.”